Un bulto de agradecimientos


Me gustaría dar una millonada de gracias (¡matiox chaua!) por una ayuda completa a mis amigos guatemaltecos: Rafael Bocel y Juan de Servicios Turisticos Un Mundo Nuevo en Panajachel, Sololá, Juan y Jorge de San Jorge, Sololá, Rigoberto Velásquez de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, a los cocineros y cocineras, así como a los camareros de Guatemala, en concreto, de los restaurantes Comedor Tikál en Tikál, Petén, El Jacal (del año 1996, no del 2000!) en Flores, Petén, La Fonda de la Calle Real (que sigue manteniendo el Chapin estándar) y Doña Luisa Xicotencatl (del año 1996, no del 2000 en que el típico Chapin mesón guatemalteco se convertió en un quasihamburguería MacDonald) en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, Comedor Irene en Nebaj, Quiché, el restaurante Hotel del Lago en Panajachel, Sololá, así como a los cocineros y camareros mexicanos de los restaurantes Los Almendros en Mérida, Kinich Kak Moo en Izamal, Cenote Zací en Valladolid, todos Yucatán, Coctelería Morgan en Campeche, Campeche, Posada San Cristóbal en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Buen Provecho en Comitán de Dominguez, Chiapas, Los Colorines en Tepoztlán, Morelos, Restaurante Jampel en Ciudad de México, a mi amigo Jorge Maldonado Valdés de Pórtico del Peregrino en Mérida, Yucatán, a mi amigo Andrés de Girasoles en Palenque, Chiapas, a mi cara Ada Luz Navarro de García de Kashlan Hotel en Palenque, Chiapas, a muchos zapotecas desconocidos del mercado de Oaxaca, Oaxaca, y por último, al señor Doctor Florencio H. Marié Patiño de Papantla, Veracruz, y a su hijo Humberto Marié Cobos. A toda esta larga retahíla de gente le agradezco haberme entreabierto la portezuela en los secretos de un mundo abigarrado, alegre y duro a la vez que saben vivir con dignidad, valentía y a plenitud.

Gracias. Matiox chaua. Bantiox. Mal tiox. T´an t´ich. Dyos botik. Ch´jon t´tey. Kola bal. Yex. Dìkuji.
Brindemos "A la salud!",
"¡Utz a wach!" en idioma Cakchiquel,
"¡Chan xacuil!" en idioma Kekchí,
"¡Uts a huach!" en idioma Quiché,
"¡Nima tzi´!" en idioma Ixil,
"¡Utz ya nicle!" en idioma Yucateco,
"¡O tuen t´t´a!" en idioma Mam,
"¡wocolix ae uch!" en idioma Chol,
"¡Ka hua para min cucho!" en idioma Totonaco.
"¡Na zdraví!" en idioma checo.

Los demás apartados reúnen la información sobre las materias necesarias para la cocina mexicana y guatemalteca, es decir, sobre verduras, frutas, condimentos y bebidas, etc. Es la información útil para un turista checo que bien no conoce estas materias, bien no sabe cómo prepararlas, mientras que a un mexicano oriundo no hace falta explicarle que es un atole, epazote, tomatillo, igual que no hay guatemalteco que no sepa que significa Chapin. Por lo tanto no hace falta traducir la información sobre dichas materias y su uso al español.